Mejora de accesibilidad en zaguán de edificio de viviendas

La intervención sobre este zaguán tenía dos condicionantes importantes que resolver: por un lado la bajada del ascensor a cota cero suprimiendo 8 escalones preexistentes y por otro lado el dar continuidad a la escalera de comunicación apropiándonos del menor espacio posible de anchura de patio, pues en el desembarco del ascensor se estrangulaba y podía generar un embudo. La escalera, que es el elemento de proyecto que armoniza todo, se adapta a una doble curva que permite arrancar lo más pegado a la pared del ascensor, salvar un pilar que se encuentra en la medianera por donde discurre y abrirse en su encuentro con el nivel +0.00 para dirigir al peatón en dirección a la puerta de acceso. La escalera es un elemento escultural, utilizando la propia zanca metálica curvada como barandilla y haciéndola más ligera con unos peldaños sin tabica que se iluminan por la noche para potenciar más aún ese efecto de liviandad. Incluso en el suelo, el pavimento cambia de color en la proyección de la curva de la escalera.

Los materiales utilizados son contenidos: porcelánico en dos colores y una misma textura para paredes y suelo, y falso techo y barandilla de escalera en blanco para dar más claridad al espacio.