Concurso de Biblioteca en Benicalap

Concurso de Biblioteca y Sala Polivalente para el Barrio de Benicalap.

El edificio se apropia de todo el solar disponible, dejando un vacío coincidente con el vértice más agudo de la parcela, creando un espacio público que expande la acera y permite congregar a los usuarios del complejo antes de entrar y después de su salida. Al final de la parcela se mantiene la separación con el solar adyacente para la creación de una zona ajardinada que actúe como fondo de perspectiva de los espacios interiores que a esa fachada estarán abiertos mediante cristaleras.

Se protege del entorno inmediato mediante un muro de gran espesor que le aísla del ruido exterior y que a su vez, se pliega para embocar el acceso hacia esa plaza de reunión.

El edificio se zonifica en dos partes muy diferenciadas: la sala polivalente adosada al muro este y la biblioteca en la parte oeste del solar, permitiendo un funcionamiento independiente de ambas piezas en cualquier momento. Ambas zonas tienen su punto de encuentro en una pieza de dos alturas que recorre el solar de sur a norte y que contiene los espacios de servicio que contemplaba el programa de necesidades.

Este cuerpo se materializa mediante una envolvente gruesa de hormigón visto que genera la fachada al patio trasero, se pliega para formar la cubierta proyectándose en forma de porche sobre el acceso al edificio y acaba siendo el hito de la fachada norte que incluye la señalización del edificio.

La zona este del edificio contiene la sala polivalente, el almacén anexo y una reserva para la ubicación del CT, que en su caso, estaría directamente vinculado al espacio público. La sala polivalente tiene la opción de poder abrirse completamente en su fachada sur al espacio ajardinado trasero, permitiendo una relación interior-exterior en épocas de buen tiempo muy recomendable.

El cuerpo central acoge el acceso mediante un vestíbulo a doble altura e iluminado cenitalmente, desde donde podemos acceder a cualquier zona del edificio: la sala polivalente a la izquierda, los aseos y zona de personal al frente y la biblioteca a la derecha.

La biblioteca, parte de la idea de crear un espacio diáfano que tenga suficiente iluminación natural. Para ello, se perfora el espacio mediante patios que aporten luz, ventilación cruzada y que además permitan distribuir las zonas diferenciadas que establece el programa para la sala de lectura. Además estos patios  generan en uno de sus lados un almacenaje en estanterías con un color que señala al usuario que se encuentra en una zona determinada.